Visor de contenido web Visor de contenido web

Volver

El servicio de Rehabilitación del Departamento de Salud Marina Baixa trata 70 pacientes al año por Linfedema

El servicio de Rehabilitación del Departamento de Salud Marina Baixa trata 70 pacientes al año por Linfedema

09/12/15

El Servicio de Rehabilitación del Departamento de Salud de la Marina Baixa trata a unos 70 pacientes al año por Linfedema, es decir, el edema producido por una obstrucción del sistema linfático y cuya causa más frecuente es el tratamiento quirúrgico del cáncer de mama. En este sentido, el Departamento de Salud dispone de una unidad especializada para su tratamiento, ubicada en el Centro de Especialidades de Foietes, en Benidorm.

 

Como explica la doctora Pilara Marco, jefa del servicio de Rehabilitación del Departamento de Salud de la Marina Baixa, "se estima que una de cada cuatro mujeres sometidas a tratamiento quirúrgico de cáncer de mama desarrollarán en los siguientes dos años, linfedema, por lo que las medidas preventivas son muy importantes".

 

Ante la importancia de esta patología, el Linfedema ha sido el tema central de la Reunión Interhospitalaria de Medicina Física y Rehabilitación de Alicante, celebrada recientemente en el Hospital Marina Baixa, y en la que se abordó la importancia de un diagnóstico precoz y las nuevas vías de investigación en su tratamiento.

 

El linfedema se presenta como una inflamación en un brazo o una pierna que coincide con el área del cuerpo tratada por el cáncer. Sus principales síntomas son sensación de pesadez en el brazo o la pierna; debilidad o disminución de la flexibilidad; molestia o dolor; tensión, brillo, calor o enrojecimiento en la piel; piel endurecida; engrosamiento de la piel o aparición de piel de naranja o de pequeñas verrugas o ampollas.

 

"Los síntomas pueden comenzar de forma gradual y no siempre son fáciles de detectar ya que a veces los únicos síntomas pueden ser pesadez o dolor en uno de los miembros. Por ello, ante la aparición de alguno de sus síntomas, es muy importante que el paciente consulte a su médico lo antes posible, para así saber cómo tratarlo antes de que empeore", indica la doctora Marco.

 

La importancia de la prevención

 

La jefa del servicio de Rehabilitación del Área de Salud subraya la importancia de las medidas preventivas "ya que una vez aparece el linfedema, es más difícil desarrollar un tratamiento curativo eficaz, aunque es cierto que las técnicas de rehabilitación pueden mejorarlo e incluso disminuirlo".

 

Las medidas preventivas incluyen la realización de ejercicios físicos específicos para realizar en el domicilio, medidas higiénicas para evitar erosiones o quemaduras en el miembro afectado y medidas dietéticas, ya que se ha demostrado que el consumo excesivo de sal y la obesidad son uno de los principales factores de riesgo en el desarrollo del linfedema.

"Ante la aparición del linfedema, su tratamiento en Rehabilitación se estructura en dos fases, una primera fase de descomprensión que incluye cuidados higiénicos de la piel, terapia descongestiva del linfedema que consta de drenaje linfático manual, presoterapia y vendajes multicapa; y una segunda fase de mantenimiento con prendsas de presoterapia", explica la doctora Pilara Marco.


 

Foto: Isabel Birlanga, fisioterapeuta responsable de la Unidad de Linfedema del Centro de Especialidades de Foietes realizando un masaje linfático a una paciente y Silvia Méjica, residente de Medicina de Familia y Comunitaria.